miércoles, 26 de septiembre de 2012

Día 4. En el Caribe también llueve


Cuando ponemos un pie en Xpu-ha ya sabemos que no nos importaría en absoluto pasar aquí una laaarga temporada. Hay un restaurante, un par de hoteles,  montones de palmeras y sombrillas de paja. Es la imagen de la tranquilidad, o eso pensamos nosotros cuando nos tumbamos a tomar el sol. 




Volvemos a estar prácticamente solos en la playa, y el agua está más cristalina que el  primer día en Playa del Carmen. Por la tarde, queremos ir a Akumal a hacer un poco de snorkel para ver tortugas, pececillos, coral, aunque en Xpu-ha se está tan bien que pensamos en la opción de pasar aquí todo el día. Pero, de repente, las nubes empiezan a descargar chuzos y ya no nos parecen ni tan graciosas ni tan mullidas. 




Recogemos a toda prisa la guía, las gafas, los tubos, la ropa, el pareo de 3x3 m (¡maldito pareo!) y nos metemos en el bar a hacer lo mejor que se puede hacer mientras se observa pasar una tormenta como ésta:


  Cuando regresa la calma, salimos a pasear un rato por la orilla. Vemos cangrejos blancos y huevas, pero en cuanto empieza a gotear de nuevo, nos vamos a por el colectivo y regresamos a Playa.



     A Akumal, como a Cobá, quizás vayamos otro día. Aunque las previsiones meteorológicas para esta semana no son muy buenas… (¡aaaaaarg!).